Victor Manuel, Retrato de Marta Sardiña​, ca. 1934
Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana

En el Museo Nacional de Bellas Artes, Los rostros de la modernidad ofrece una fresca mirada a uno de los géneros más imperecederos.

Las 45 obras en exhibición incluyen retratos de 15 artistas del siglo XX, entre ellos Víctor Manuel, Amelia Peláez, Carlos Enríquez, Mariano Rodríguez, and Wifredo Lam.

La muestra se enfoca en la era tumultuosa de la modernidad cubana, de 1925 hasta 1957.

 A continuación un fragmento de la declaración del curador,  y una rápida mirada a la muestra y alguna de las obras.

Para más fotos, vea el álbum en la página de Facebook de Noticias de Arte Cubano.

Los rostros de la modernidad estará abierta desde el 19 de junio en el Museo Nacional de Bellas Artes.

El curador Roberto Cobas Amate con un retrato por Wifredo Lam
Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana

Fragmentos de la presentación, por el curador Roberto Cobas Amate.   

¿Qué atractivo para el público contemporáneo que visita nuestros museos puede tener una exposición de retratos realizados por los maestros de la modernidad en la Isla?

En el momento actual puede resultar una muestra realizada a destiempo.

Sin embargo, el género del retrato es quizás el que mejor refleja las intimidades de una época y en tal sentido es capaz de alcanzar un despliegue revelador comparado con otros temas de la historia del arte.

De ahí  nuestro interés en explorar ese período esencial de la pintura cubana de la primera mitad del siglo XX a través de uno de sus temas más relevantes para promover al público un mejor conocimiento de nosotros mismos.

Disfrutar del retrato realizado en los inquietos años de la modernidad en Cuba constituye un reto, visto desde la dinámica artística del presente ya que nos interroga sobre la pertinencia de continuar admirando su belleza cuando se ha desvanecido el tiempo de su actualidad.

En esta exposición se propone al público que la belleza intrínseca del retrato vuelva a asumir el primer plano de nuestra atención, sin evadir el contexto histórico-cultural en que fue realizado.

Una revisión del retrato nos permite afirmar positivamente la vigencia de su actualidad artística en los tiempos más recientes.

Y encontrar respuestas imaginativas para reivindicar su posible agotamiento.

Desde nuestra perspectiva el retrato mantiene su más firme vigencia.

Solo tendrá que esperar por las nuevas innovaciones que le depare el arte que hoy se realiza.

Destacado en la exposición: Jorge Arche, Retrato de Arístedes Fernández, 1933

Jorge Arche, Retrato de Arístedes Fernández, 1933
Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana
Mariano Rodríguez, Retrato de Zora, 1937
Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana

Bajo, dos vistas de la exposición.

Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana
Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana
Victor Manuel, Retrato de Enmita
Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana
Mariano Rodríguez, Retrato de Libi con sombrilla, 1941
Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana
René Portocarrero, Retrato de Darié, 1951
Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana
Mariano Rodríguez, Retrato de Celeste, 1956
Cortesía del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana

Los rostros de la modernidad corre hasta el 19 junio en el Edificio Cubano del Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana.