Una vista de la exposición The Illusive Eye en El Museo del Barrio. A la izquierda, un lienzo por Loló Soldevilla. A la derecha, la escultura colgante es una obra de la artista Gego de Venezuela.
Foto: Cuban Art News

En 1965, el Museo de Arte Moderno presentó una muestra titulada The Responsive Eye. Como una exploración temprana alrededor del arte óptico y movimientos afines, esta exposición mostró a los neoyorkinos lo que el museo llamó “una abarcadora, poderosa y nueva dirección en el arte contemporáneo.”

Movimientos como la abstracción geométrica, el arte cinético y el arte óptico de América Latina estaban en pleno florecimiento en aquellos años. Sin embargo, no puedes inferir esto de la lista de artistas exhibidos. De las 123 obras en exposición, sólo siete pertenecían a artistas latinoamericanos, explica Jorge Daniel Veneciano, director ejecutivo de El Museo del Barrio y curador de The Illusive EyeSólo cinco de los 99 artistas procedían de Latinoamérica, añadió “y todos vivían en Europa”.

“Si miramos sólo la historia formal de esos movimientos» –explica Veneciano- “los eruditos europeos y norteamericanos siempre apuntan a París y al Movimiento Impresionista como el origen de todo esto. Pero si miramos a los valores que los artistas aportan a esas obras, realmente abarcan otros continentes, otras épocas y se convierte en algo más que una historia europea.”

Mientras se homenajea a la exposición precursora del MoMA en su 50 aniversario, The Illusive Eyeofrece una interpretación alternativa de estos movimientos internacionales, con énfasis en las contribuciones de los artistas latinoamericanos; a la vez que cuestiona la perspectiva curatorial eurocéntrica.

Como es lógico, están bien representados artistas de Venezuela, Argentina y Brasil como centros del arte concreto y geométrico. Entre los artistas en la muestra están Gego, Lygia Clark, Lygia Pape, Carlos Cruz-Diez, Jesús Rafael Soto, Julio Le Parc, y Luis Tomasello, cuyas obras también fueron presentadas en la exposición de 1965 en el MoMA.

Otros seis países de Latinoamérica y el Caribe también están representados, incluyendo a Cuba, y artistas de reconocido prestigio de ocho países europeos, además de EE.UU y Japón.

“Es una gran exposición para nosotros“ comentó Veneciano en el preestreno de prensa el martes. “Como museo americano, estamos interesados en una historia más amplia, más inclusiva, rica y abarcadora, y no sólo en una historia del arte modernista que siempre se refiere a ella misma.”

Jorge Daniel Veneciano, el director ejecutivo de El Museo del Barrio y curador de The Illusive Eye hablando en la galería. Al fondo, Cubo y extensión, 1972, por Jesús Rafael Soto de Venezuela.
Foto: Cuban Art News

Entre los artistas de casi 20 países, Cuba tiene una fuerte presencia, con obras de seis artistas: Ernesto Briel, Mario Carreño, Sandú Darié, Carmen Herrera, Zilia Sánchez, and Loló Soldevilla.

En una temporada donde muchos de estos artistas presentan sus obras en la muestra Concrete Cubaes muy interesante ver sus obras presentadas también en un contexto internacional de tal magnitud.

Cerca de la entrada de la galería, una escultura sin título de 1954 por Loló Soldevilla está prominentemente ubicada en una vitrina, en la galería introductoria de la exposición.

Loló Soldevilla, Sin título, 1954
Foto: Cuban Art News

Dos obras Op a tinta sobre papel de Ernesto Briel son presentadas en la sección de la exposición titulada “Mandalas and Dervishes.”

“Ernesto Briel es uno de nuestros descubrimientos,” dijo veneciano refiriéndose al precursor habanero del arte óptico, que murió en Nueva York en 1992. “Este tipo de composiciones hechas por este artista fueron perfectas para esta exposición.“

Ernesto Briel, Ruptura del círculo, 1969
Cortesía de El Museo del Barrio
Ernesto Briel, Nebulosa, 1969
Cortesía de El Museo del Barrio

“Tenemos muchas, muchas más artistas femeninas en nuestra exposición que en cualquier otra exposición de arte geométrico u óptico realizadas en el pasado,” dijo Veneciano. En la sección sobre la abstracción geométrica, la obra en blanco y negro de Carmen Herrera fue colocada en el espacio de la galería, frente a un lienzo de Zilia Sánchez.

Carmen Herrera, Tondo: Black and White II, 1959
Foto: Cuban Art News
Zilia Sánchez, Topología (serie Amazona), 1967/1993/2006. A la derecha, Ayma, 1966–68, por el artista Manuel Espinosa de Argentina.
Foto: Cuban Art News

Esta sección también incluye un pequeño lienzo sin título, realizado en 1956 por Loló Soldevilla.

Loló Soldevilla, Sin título, 1956
Foto: Cuban Art News

La sección final de la exposición se centra en el color, y las energías que producen las combinaciones de colores diferentes. Entre las obras incluidas aquí se encuentra una obra sin título ni fecha de técnica mixta por Sandú Darié, prestada por la Fundación de Arte Cisneros-Fontanals.

Sandú Darié, Sin título (sin fecha). A la derecha, una vista partial de Spazio Ad Attivazione Cinetica 6B, 1966–2015, por la artista italiana Marina Apollonio.
Foto: Cuban Art News

La exposición también incluyó dos composiciones sin título de 1954 por Mario Carreño.

En toda la pared de la derecha, dos obras sin título de Mario Carreño, de 1954. Entre ellas, una obra del artista brasileño Hélio Oiticica; la obra en la izquierda es del artista dominicano Freddy Rodríguez.
Foto: Cuban Art News

The Illusive Eye estará en exposición en El Museo del Barrio, Nueva York, hasta el 21 de mayo.