Documentos de la Sala Discontinua, la exposición de Celia y Yunior y Ricardo Miguel Hernández
Foto: Miguel Hernández cortesía de Celia and Yunior

Creada por el dúo artístico Celia y Yunior con el artista Ricardo Miguel Hernández, Sala Discontinua explora una historia alternativa de Cuba desde el siglo XIX hasta la mitad del siglo XX, a través documentos de la época que no se tenían en cuento. En una entrevista por email, Celia y Yunior hablan de la exposición, que abrirá mañana en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales (CDAV) en La Habana Vieja.

¿Como describen el concepto de Sala Discontinua? ¿Cuales son los temas que se exploran en la exposición?

“Sala Discontinua” es un proyecto que aborda fragmentos de la microhistoria de la isla desde el siglo XIX y primera mitad del siglo XX. Tratamos de visualizar fragmentos de la historia social, económica y emocional que al no ser parte de los macro relatos históricos quedan dispersos en cajones familiares y circuitos de compra-venta dentro de la ciudad. Pedazos de un patrimonio que tratamos de conectar con fragmentos de un presente que se nos muestra como nuevo. El proyecto agrupa cinco conjuntos de elementos, cartas de traslado y registros de esclavos; pasaportes con visado a Cuba o desde Cuba; cheques, acciones, estados de cuentas; postales y fotos dedicadas; medallas entregadas por el buen desempeño escolar provenientes de varios centros educacionales. Cada uno de estos se enfocan en tópicos de interés hoy en la isla, la movilidad migratoria, la diversificación económica, el rescate de valores cívicos, entre otros.

Otra vista de los documentos de la Sala Discontinua
Foto: Miguel Hernández cortesía de Celia and Yunior

¿Cómo se concibió la instalación de estos elementos?

El concepto de “sala discontinua” lo utilizamos como referencia al espacio de museo y al mismo tiempo a la manera caótica y aleatoria de circular que tienen estos fragmentos de nuestra historia. Es un espacio que no tiene un orden cronológico o interés de explicar la historia como un proceso hermético y unilateral, sino con un alto grado de porosidad.

Un detalle de los documentos de la Sala Discontinua
Foto: Miguel Hernández cortesía de Celia and Yunior

El proyecto termina como un conjunto de instalaciones que involucran varios elementos. Los documentos anteriormente mencionados y algunos muebles domésticos, extraídos de casa de amigos. Todos dispuestos en el espacio de manera tal que se sienta una aproximación ergonómica a esos pedazos de historia. En algunas hacemos clara referencia a formas en que normalmente convivimos con documentos utilizados en el proyecto. En otros casos asemejan los espacios donde desarrollamos los procesos de investigación o como encontramos algunos de los documentos que utilizamos en las instalaciones. La sala permanecerá iluminada por lámparas recargables como las utilizadas en nuestros hogares cuando hay un apagón. Esta es una decisión que remite a la manera de relacionarnos con estos fragmentos de nuestra historia, desde la fragmentación, lo micro y la escases de luz.

Una pasaporte del siglo XX, visto en la Sala Discontinua
Foto: Miguel Hernández cortesía de Celia and Yunior

Sala Discontinua es una colaboración entre ustedes y Ricardo Miguel Hernández. ¿Es su primera colaboración con el? ¿Cómo se ocurrió?

Es un proyecto en coautoría, donde hemos participado las tres partes desde la concepción hasta las decisiones prácticas de cómo organizar todos los elementos en el espacio de exhibición final. Es la primera vez que los tres realizamos un proyecto conjunto aunque nos une una gran amistad desde hace varios años. Ricardo Miguel ha trabajado con la fotografía y el video dentro del panorama contemporáneo de la isla y un buen día nos comenta su interés por realizar un proyecto que involucrara al circuito alternativo de circulación de patrimonio de la ciudad y su deseo de realizarlo junto a nosotros. Desde ese momento comenzamos a reunirnos y después de varias sesiones de trabajo llegamos a “Sala Discontinua”. Aprovechamos y durante la convocatoria abierta de las becas de creación Studio 21 del CDAV presentamos al jurado la propuesta y fue una de las ganadoras en el año 2012.

Permiso para translados de esclavos, visto en la Sala Discontinua
Foto: Miguel Hernández cortesía de Celia and Yunior

¿Pueden comentar sobre algunos de los elementos en la exposición? Por ejemplo, el pasaporte y el permiso de traslado.

En el caso del pasaporte, pertenece a una de las instalaciones que se concentra en agrupar varios de estos documentos con visado hacia Cuba o desde la isla hacia otros países. Mientras que el permiso de traslado de esclavos forma parte de una instalación que despliega la búsqueda del bisabuelo espiritual de Ricardo Miguel entre registros de libertos, reportes policiales, reclamaciones a patrones y permisos de traslados. Una búsqueda que intenta encontrar alguna pista fuera del campo de lo esotérico, de la existencia de Miguel García Mendivia.

Sala Discontinua estará hasta el 7 de marzo en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, Habana. También mañana 7 de Febrero abre en el Centro: Cómo es lo que es,muestra de los pintores Osvaldo González and Francisco A. Vives (Jim). La apertura es a las 7 p.m.