José Ángel Toirac y Meira Marrero, Amistad, 1993-2013
Cortesía de Pan American Art Projects

El dúo creativo realiza su primera exposición individual en la ciudad floridana con la muestra Vanitas en Pan American Art Projects, Miami. La curadora Irina Leyva conversa con ellos para Cuban Art News. (Para imágenes adicionales, visite Cuban Art News en Facebook).

¿Cómo comparten vida familiar y creación? ¿Desde cuándo están trabajando juntos? ¿Cómo es el proceso de trabajo entre ustedes?

Sin dudas, uno influye en el otro y viceversa. Nos conocimos en 1992, cuando casualmente estábamos involucrados en organizar una exposición que no pudimos materializar pero que constituyó nuestro primer trabajo de colaboración, junto con otros artistas. Desde entonces y cada vez con más frecuencia, trabajamos como un equipo, un laboratorio de ideas que desarrollamos, complementándonos profesionalmente y en determinadas ocasiones, colaboramos con otros artistas, fotógrafos, investigadores….

La obra de ustedes tiene un componente histórico y político muy fuerte, generalmente basado en el contexto  cubano, (digo generalmente porque hay un par de piezas que no se relacionan con Cuba).

El componente histórico y político en nuestra obra es evidente, pero es sólo el punto de partida para abrir otras interrogantes, mayores, que transcienden el contexto local cubano. Puedes leer El Quijote con una lectura limitada que se restrinja a la España de Cervantes. Pero también puedes sobreponerte  a la anécdota y acceder a lo universal. Todo está, de alguna forma, relacionado con todo lo demás. Enfocamos hechos donde nuestra historia local se cruza con la universal y viceversa, no se trata de situaciones endémicas o exclusivas de Cuba.

José Ángel Toirac y Meira Marrero, Vanidades, 2013
Cortesía de Pan American Art Projects

¿Qué artistas o prácticas críticas del arte consideran que influyen en Uds.?

Muchas de nuestras exposiciones han sido tributos y homenajes a las obras de otros artistas, desde Alberto Durero hasta Hans Haacke. En cuanto al proceso creativo, fue el arte conceptual el que dejó su mayor impronta en nosotros. De cualquier manera, Lezama Lima expresó que son las obras las que iluminan las influencias, y nos gusta compartir esta idea de poner la carreta delante de los bueyes.

¿Cómo hacer un arte cubano crítico, pero destinado a museos y coleccionistas extranjeros?

Ciertamente, quienes muestran mayor interés por coleccionar y conservar  el arte cubano que se está produciendo en la Isla son museos y coleccionistas extranjeros. Las instituciones cubanas y la gente que vive en Cuba tienen recursos limitados y/o muchas otras prioridades. Y esa situación es la misma para todos los artistas, no solo para quienes producen un arte como el nuestro.

Nosotros creamos pensando en un receptor ideal,  que sea capaz de remontar el proceso creativo en sentido inverso y compartir nuestros puntos de vista, nuestras interrogantes o plantearse otras. Entonces, que ese espectador concreto sea o no cubano es irrelevante.

En esta exposición en los Estados Unidos, la primera que reúne obras desde que empezaron a trabajar juntos (20 años), Uds. abordan temas relacionados con el pasado de la historia de Cuba, en un contexto hipersaturado por las diferencias políticas dentro de la comunidad cubana. ¿Esperan algún tipo de reacción por parte de este contexto? ¿O lo han previsto dentro de las obras?

Hay maneras diversas de referir los temas. Nuestra obra es más reflexiva que emotiva, por eso no provoca picos de exaltación ni a favor ni en contra. VANITAS no es una excepción, es intencional que el titulo sea en latín porque no es una exposición “sobre Cuba” sino sobre problemas más generales y filosóficos del ser humano que también se manifiestan en Cuba.

José Ángel Toirac and Meira Marrero, Vanitas Vanitatum, 2013
Cortesía de Pan American Art Projects

Podríamos definir la obra de ustedes como deconstructiva? Siento que van “deconstruyendo” hechos históricos con una perspectiva casi arqueológica, y revelan situaciones que han sido evitadas por la historiografía oficial a propósito. ¿Proponen ustedes una nueva narrativa, o la implosión de la ya legitimada?

La psiquis humana está acostumbrada a entender la realidad a partir de complementar una cosa con su opuesto. Es más fácil entender lo bueno si se le compara con lo malo…  pero la realidad es mucho más compleja de clasificar, como lo es también nuestra obra. Nosotros, efectivamente, de-construimos historias pero también recuperamos algunas otras. VANITAS, por ejemplo, explora y pone de manifiesto que hay de permanente en otras narrativas y que  componentes de estas narrativas van quedando por el camino.

José Ángel Toirac and Meira Marrero, Sabana Santa, 1992
Cortesía de Pan American Art Projects

Vanitas es su primera exposición personal en Miami, una ciudad en la que el arte contemporáneo ha tomado un protagonismo notable a partir de Art Basel. ¿Cómo los artistas cubanos ven este territorio desde la isla?

Por siglos, fue la Isla un lugar de tránsito, lleno de expectativas con todo lo que aguardaba allende a los mares. También hoy existen en Cuba  expectativas similares pero nosotros no estamos capacitados para hablar de las experiencias de los demás, más bien de la nuestra.

VANITAS es la primera exposición personal que hacemos en Miami, curada por nosotros mismos, con la colaboración de Alejandro Machado. La puerta estaba entreabierta porque ya fuimos incluidos en algunas reconocidas colecciones enclavadas en los Estados Unidos y La Florida. Y en el 2009, por ejemplo, se mostró nuestro trabajo durante Art Pulse aunque eran obras de la colección del Museo 21C, en Kentucky.

Estamos muy satisfechos en como quedo la muestra, y realmente agradecidos del staff de Panamerican Art Projects, que nos han apoyado en todo.