Gounod en Coppelia
Foto: Dance Europe

A lo largo de los años, Cuba ha ganado una reputación bien merecida como incubadora de talentosos bailarines masculinos. Graduados de la Escuela Nacional de Ballet ya reconocidos mundialmente incluyen a Carlos Acosta, bailarín principal del Royal Ballet de Londres, y José Manuel Carreño, que fuera recientemente nombrado director del Ballet San José, en California.

Ahora, una nueva estrella aparece en el horizonte. Osiel Gounod ha sido designado como bailarín principal del Ballet Nacional de Cuba -con 21 años, uno de los más jóvenes en recibir tamaña distinción.

Matancero de nacimiento, Gounod fue aceptado en la Escuela Nacional de Ballet a los nueve años, a pesar de las fuertes objeciones de su padre pero con el apoyo decidido de su madre. En un video de dos partes, Michael Voss, reportero de CCTV, entrevista a Gounod y lo acompaña a visitar su ciudad natal.

También hace presencia en la escuela de ballet y entrevista a su directora distinguida, Ramona de Saá. Ella descubre como, en un inicio, los muchachos entrenados como bailarines fueron captados de orfanatos, porque entonces muchos padres cubanos consideraban el ballet un arte “femenino” y estaban negados a enrolar sus hijos en la escuela.

Este año, el Ballet Nacional de Cuba celebra su 65avo aniversario. Renombrado por sus presentaciones de los clásicos y su propia conceptualización del ballet, la compañía expande ahora su repertorio. En las imágenes, Gounod ensaya una nueva obra: ”La Destrucción de un Bailarín”, basada en un poema cubano acerca de un danzarín dañado que se vuelca a las drogas.

Osiel Gounod

Frente a cámara, Carlos Acosta reconoce que Osiel es uno de los mejores bailarines de la presente generación. Como recordarán los lectores de Cuban Art News, Carlos desarrolla ahora una activa campaña de búsqueda de fondos para crear una escuela de ballet y centro de arte en el espacio de la Escuela Nacional de Ballet, creada por los arquitectos Porro-Gottardi-Garatti en 1961. Acosta está especialmente orgulloso de que Gounod, como él, sean negros. “Necesitamos más príncipes negros”, recalca Acosta.

Los sueños de Osiel de llegar a ser una estrella internacional ya se cumplen, con actuaciones del BNC en Nueva York, Londres, y Beijing. Al promoverlo a bailarín principal, la compañía lo estimula a permanecer por ahora en la isla. El tercer video -una mirada rápida a su interpretación de Don Quijote– nos evidencia las actuaciones espectaculares que le han ganado tanta atención internacional.

Artículo anteriorMAM: Un nuevo museo abre sus puertas en La Habana
Artículo siguienteResumen: Nocturnal (navegación) por Teresita Fernández
Nadine Covert es una especialista en artes visuales con un enfoque en los documentales. Ha sido durante muchos años Directora Ejecutiva de la Educational Film Library Association (EFLA) y directora de su American Film Festival, la competencia más importante de documentales de los EE.UU. en aquella época. Más tarde, fue directora del Program for Art on Film, proyecto conjunto del J. Paul Getty Trust y el Metropolitan Museum of Art. Covert ha sido miembro de la junta directiva del Robert Flaherty Film Seminar, y actualmente es consultora del Festival International du Film sur l’Art de Montreal (FIFA).