En la Parte 1 de nuestra conversación, Armando Mariño habló de su proceso de creación artística y nos comentó sobre su exposición, Armando Mariño: Recent Paintings from the Year of the Protester,que se estrenará esta noche, 2 de mayo, en la galería 8th Floor en Manhattan. En este caso, la conversación se centra en trabajos específicos incluidos en la muestra. (Para obtener imágenes de las obras, ver el álbum de fotos en la página de Facebook CAN).

Armando Mariño, ¿Dónde está mi casa, 2012).
Cortesía de la galería The 8th Floor

Háblenos de las imágenes.

Como puedes ver, no hay tantas imágenes diferentes en la muestra. La máscara y la capucha, la cubierta en la cara del manifestante, son pinturas muy importantes en la muestra. Porque estamos hablando de personas que ocultan sus rostros. Estamos hablando de personajes, que en griego significa «máscaras». Así que no te muestras a ti mismo sino a otra cosa. Pero también se centra en la delincuencia, las protestas, en no mostrar quién eres exactamente. Y hay algo misterioso y también amenazante y malicioso, en la máscara, la capucha y todos aquellos objetos que usamos para escondernos en la sociedad. Y eso también nos amplia el conocimiento, porque las máscaras pueden referirse a un ambiente tóxico, pero también al fuego, a los disturbios anti-políticos, la delincuencia, cualquier cosa.

Por ejemplo, esta pintura. Cuando empecé, la chica no tenía máscara, mostraba su cara. Y nunca me gustó. Me gustó todo el cuadro, pero nunca me gustó la cara. Terminé la pintura y continué trabajando en las demás. Y después de dos meses, un día vi la pintura y le dije: «¿Sabes qué? Voy a pintar una máscara en la cara de esta chica. «Lo hice, y entonces todo en la pintura tenía sentido para mí.

Le puse título más tarde. Yo estaba leyendo un libro sobre un pintor, siempre se me olvida su nombre. Había una frase en el libro: La hija del granjero. Y dije «Este es el nombre de mi pintura.» No dice nada, pero al mismo tiempo, significa mucho. Debido a que estamos viviendo en tiempos donde los alimentos son genéticamente modificados, -que escuchamos todo el tiempo sobre agricultores que se enfrentan a las grandes empresas que producen este tipo de alimentos. Además de todos esos pájaros negros corriendo y volando. Sabes que cuando los pájaros huyen, es porque algo muy malo está por venir. Y la chica está de pie allí, y esta máscara introduce un elemento dramático muy potente en la pintura. Y yo pensé: «Ese título va a ser fantástico para esta obra.»

¿Qué puede decirnos sobre esta? 

Se llama Where´s My House? (¿Dónde está mi casa?) Tomé la imagen de un niño que perdió su casa en China. La casa fue comprada por los especuladores inmobiliarios y ellos están expulsando a los pobres de todas partes. Al principio él estaba de pie en la parte superior de la casa. Pero entonces me di cuenta de que la casa se había convertido en algo muy poco para él. De repente para él la casa simplemente desapareció, se esfumó. Se volvió más bien un juguete o un recuerdo o algo imaginado, que puede ser golpeado o destruido por su enojo hacia todo lo que le rodea. Así que traté de hacerla romántica, quitándole todo eso.

Aquí hay otra casa. Parece que las casas son otra imagen recurrente en la serie.

Una casa siempre ha sido una gran cosa para mí, porque me he mudado muchas veces. Por lo tanto, la casa es un buen tema para mi trabajo, no sólo porque me gusta la arquitectura y es muy bello el significado del hogar, sino también a causa de mi desplazamiento, mi vida nómada. Es un tema recurrente en mi trabajo.

¿Y el nombre de ésta?

No tiene título. Es sólo un estudio que estaba haciendo para un trabajo más grande. Esta surgió originalmente de un árbol-casa. Yo estaba tratando de hacer algo que fuera oscuro en el interior y verde en su exterior. Fue más pictórico. No sé si voy a hacer una versión “definitiva” más grande.

En la muestra sólo incluí un par de pinturas relacionadas con Cuba. Esta es una de ellas. Yo las llamo Riders, porque cuando era niño, solía hacer ese tipo de juguete sobre el que están montando— una plataforma con tres ruedas. Y rodábamos en las calles. La razón por la que las incluí aquí en la muestra – es una ambigüedad, porque ellos no están protestando, están jugando. Pero, tarde o temprano, serán los posibles manifestantes. Sólo quería expresar la idea de que en este tipo de divertimento, tarde o temprano ellos pueden convertirse en opositores del gobierno. Ya que esto es parte del espíritu de ese niño que ahora juega. Por tanto esto no quiere decir que ellos no pertenezcan a ese medio de protesta. También quise incluirlas porque es un tema distinto -observar el mundo en que vivimos desde otro ángulo.

La pintura Red Boy tiene ira en su expresión. Eso es lo que me gusta de ella. Fue una foto tomada de un niño en La Habana, que montaba sobre esos juguetes con ruedas. Pero la forma en que miraba al fotógrafo fue lo que me impresionó. Hubo una especie de ira salvaje. Mostraba su potencial para ser uno de los manifestantes, y yo quería coger ese espíritu. Se llama Red Boy, no sólo porque la pinté de rojo, sino porque ese es el color comunista.

El fondo es sucio, impreciso. Es algo que no vemos, que es lo que va a pasar en Cuba en el futuro. Esta pintura es muy potente. Es pequeña, pero muy potente. También por la forma en que te mira. Es una de las pocas imágenes de la muestra que realmente tiene rostro. No tiene miedo, él no lo oculta. Él es un niño, que aunque no entienda lo que está pasando, no se siente bien. Además, está muy comprimido en la pintura. Quería hacerlo bien pequeño como un mal sueño.

Esta es muy divertida. Se llama The Happy Protester (El manifestante feliz). Esta es mi favorita- uno de los manifestantes corre con muchos globos. Es muy sarcástica y satírica.

Y muy colorida.

Sí, sí, todos esos globos bonitos. Me recuerda a los manifestantes que acudieron directamente a la policía con flores o algo así, tratando de convencer a las autoridades de unirse a ellos en vez de tomar represalia. Porque al final, la única diferencia es el uniforme. Los policías, tal vez un día rompan su subordinación al poder y se unan a los manifestantes. ¿Y quién los va a parar? Ha sucedido muchas veces.

Armando Mariño: Recent Paintings from the Year of the Protester se estrena esta noche, 2 de mayo, de 6 a 8 pm en la galería 8th Floor en Manhattan. Se requiere RSVP.