Juan Carlos Cremata, director del filme Chamaco

Con el título de “Chamaco” (Kiddo), la nueva ola del cine independiente de la isla presenta en el Festival Internacional de Cine de Miami su primer largometraje, una dramática historia dirigida por Juan Carlos Cremata sobre el lado oscuro de la comunidad gay: la prostitución masculina.

Rodada con un presupuesto más pequeño que una cena en algunos restaurantes de Nueva York, y el uso guerrillero de la tecnología digital, la cinta se estructura alrededor de un joven de 22 años, quien accidentalmente mata a un hombre en el Parque Central de La Habana. Con este filme Cremata, que previamente dirigiera “Nada» (2001), “Viva Cuba” (2005) y “El Premio Flaco” (2009), se hace presente por tercera vez al evento cinematográfico floridano, aunque no ha podido viajar desde La Habana.

El filme fue rodado durante diez noches, en Abril de 2008, transportando a los actores en el auto de la madre del director. Su familia también aportó al director de arte, al productor y a uno de los actores. No se utilizó iluminación y sólo se disponía de un micrófono por los actores. Cremata rodó “Chamaco” mientras simultáneamente dirigía otro filme. “El Premio Flaco”, basado en una conocida obra de teatro y financiada por el Instituto Cubano del Cine.

El auge de la tecnologías digitales en la isla ha permitido el resurgimiento de un cine de bajo presupuesto, y sin ataduras a dogmas ideológicos o retóricas oficiales. La postproducción de “Chamaco”, estrenada recientemente en La Habana durante la más reciente muestra de jóvenes realizadores, fue desarrollada en la casa del director, quien afirma sentirse inspirado por la falta de financiamiento.

Mas que quince años después de la reconocida “Fresa y Chocolate”, «Chamaco» es el primer filme cubano que ofrece una mirada descarnada al mundo gay de la noche habanera. “Y mostrarlo en Miami “-añadió el director-“ es un paso histórico y significativo hacia la normalización de los intercambios culturales”.